Martes, 08 de Noviembre de 2016

De Lucía Laragione

Es de noche en el Djurgarden, jardín público de Estocolmo. Washington, uruguayo, y Octavio, argentino, se han colado para atrapar uno de los gansos que andan por allí. Los sorprende un guardia con la apariencia de un vikingo: es Marco Antonio, chileno.

Las marcas de la dictadura, el exilio forzado, la necesidad de olvidar convierten a estos hombres en otros de los que han sido.

Este espectáculo formó parte del espectáculo: Ciclo exilios





e-planning ad