Domingo, 12 de Junio de 2016

De Santiago Loza

La madre se ha vuelto niña, la hija ha mutado en madre ¿Qué pasará con ellas?

En base a textos e improvisaciones con dos actrices se construye, a modo de laboratorio, un hecho teatral.

Un mundo circunscrito a dos cuerpos, dos voces sobre un silencio. La idea del ruego, el rezo pagano. La noche como lugar de amparos y desamparos, la oscuridad uterina. La necesidad acuciante del otro. El temor a esa misma oscuridad. El diálogo íntimo con los muertos. Los que no están. La desesperación y la ternura. La insoportable necesidad de los vínculos.





e-planning ad