Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Ricardo Monti

“Historia tendenciosa.” no surgió de acuerdo con un plan tradicional. Esto significa que no hubo un texto terminado desde el cual el director y actores iniciaran la concreción del espectáculo. Tampoco se partió de cero, sino de una idea ya estructurada, personajes y situaciones perfilados con mayor o menor nitidez. De este modo, el objetivo final era claro y a él se adecuaron todas las búsquedas.

Hasta que estuvieron listos los primeros textos, el trabajo de los actores se centró en lo que la dirección llamó los niveles de “entrenamiento” y de “aproximación”.

El primero incluía ejercicios con problemáticas sensoriales, de percepción e imaginación. Asimismo, discusiones y análisis sobre aspectos histórico-ideológicos y fenómenos estéticos descubiertos en el trabajo. El objetivo era dinamizar las fuerzas creativas individuales en función del grupo.

El nivel de “aproximación” abarcaba tareas tendientes a descubrir (de manera práctica) los posibles lenguajes estéticos de la obra y su interdependencia con respecto a la intencionalidad general. También se ubica en este nivel la pesquisa personal de los actores en busca de datos, imágenes, anécdotas, que sirvieran para las escenas que denominamos “implosiones” (es decir, los momentos de la obra en que se pasa del juego externo al recuerdo subjetivo y a la evocación de una problemática individual).

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad