Domingo, 17 de Enero de 2016

De María Inés Falconi
La sombra del padre de Hamlet se presenta ante tres peones de campo para pedirles que cuenten la verdadera historia de su asesinato. En base al libro que el mismo espíritu les facilita, los improvisados actores se abocan a la tarea de representar Hamlet, enfrentándose con las dificultades del lenguaje, la escasez del elenco, y su propia ineptitud para las tablas.

Las reflexiones de Shakespeare se entrelazan así con la sabiduría del hombre de campo, su música y sus costumbres. La historia se cuenta a través de la ingenuidad de estos tres gauchos que, guiados por un resignado fantasma nórdico, no tienen otro Elsinor que su galpón, otra capa que su poncho, ni otra espada que sus facones.

Como en las anteriores propuestas del Teatro Taller La Mancha, el camino del humor, la parodia y el grotesco nos permiten acercar los clásicos al público joven, sin dejar de lado el respeto del texto y el valor de la poesía original.




e-planning ad