Miércoles, 10 de Febrero de 2016

De Pamela Monkobodzky

Obra poético musical

Frente a lo imposible de comprender, esta obra se propone aportar un grano de arena, en el incesante intento que hacemos, de comprender lo incomprensible. Contribuir a los procesos de construcción de la memoria, a lo que se hace con el recuerdo, el silencio y el olvido del pasado en el presente. Collage de textos, compuesto por pequeños segmentos, por algunas líneas de versos extraídos de poemas de diferentes autores como ser Juan Gelman, Ana María Ponce, Fernando Pessoa, Robert Desnos, testimonios de las victimas.

Algo del tiempo que tiembla.. por Pamela Monkobodzky

Muchas veces no sabemos de dónde provienen ciertas tristezas, ciertos dolores y nostalgias, pero cuando aceptamos que tragedias como la de los campos de concentración nazi y la de los centros clandestinos de desaparición en la Argentina, son antes que nada una herida hecha a la humanidad, pueden llegarnos sentimientos desconocidos, aún de tiempos que no hemos vivido y de lenguas que nunca hemos hablado.

Voces que nos llegan de otros tiempos, de quienes han atravesado las situaciones mas terribles y no obstante nos han dejado sus testimonios en una canción, en un poema. Para ellos la música fue un antídoto para resistir a los sufrimientos y a la tortura. Hoy resuenan en nuestro tiempo, están en el aire, no son las voces de cada uno, son las voces de la época.

También llegan otras voces, la de los escritores, músicos y directores de orquesta que en los campos de exterminio aprendieron que la música podía doler, que era infernal y que precipitaba el fin. Nadie se había imaginado que la música podía doler tanto y que esas marchas y canciones quedarían grabadas para siempre en sus cuerpos.

Algo del tiempo se construye a través de una historia que recorre el antes y el después de la oscuridad marcada por el Holocausto. Momentos, retazos, de lo inenarrable e increíble que sucediera entre humanos: miedo, humillación, animalidad, desprecio por lo humano. Las marcas. La esperanza, el amor.

Contra un mundo que empuja al olvido, esta obra se propone crear en el borde de la música, el canto, la palabra y la acción en escena, un espacio donde puedan surgir y vibrar tanto las voces de quienes hoy no están y la de aquellos que incesantemente continúan luchando e imaginando un mundo diferente.

Aportar un grano de arena frente a lo imposible de comprender, en el incesante intento que hacemos, de comprender lo incomprensible.

Contribuir a los procesos de construcción de memoria, a lo que se hace con el recuerdo, el silencio y el olvido del pasado en el presente.





e-planning ad