Lunes, 25 de Enero de 2016

Todos somos protagonistas ocasionales de los sueños de los otros, y construimos nuestros sueños con la huella que los otros dejan en nuestra memoria, en nuestro mundo emotivo. Jugamos con la posibilidad de encontrarse en el sueño colectivo, de ser muchas cosas a la vez, de sentir cada parte como si fuera un todo, y de ser vívidamente parte de alguien más. Jugamos a ser libres, y a entendernos. Todas las emociones al borde de los dedos, en la punta de los labios.





e-planning ad