Miércoles, 16 de Noviembre de 2016

“No estoy hecho para la sinfonía. Necesito el teatro. Sin él, no puedo hacer nada”, dijo Bizet. Y Carmen es la mejor prueba. Una combinación perfecta entre el realismo de la historia y la sutileza, el poder y la originalidad de su vibrante partitura hizo de esta ópera quizás la más representativa del romanticismo y un verdadero must. Carmen trascendió ampliamente su fracaso inicial y se convirtió en una de las semillas que dieron vida al verismo italiano. Como tantos otros genios, Bizet probablemente no pensó que su obra sería, 140 años después, una de las tres óperas más representadas en el mundo.

Clasificaciones: Opera, Adultos




e-planning ad