Sábado, 23 de Enero de 2016

Proferir es pronunciar, articular palabras o sonidos, poner delante lo que se dice. Es el acto del decir y no solo de lo que se quiere decir. Es utilizar el cuerpo como sonoridad, gesto y movimiento para transformarlo en maquina expresiva. Para ello, se ha construido una escena sensible donde la luz y el sonido son protagonistas a través de una escenografía sobria que pone en relieve a los agentes de este fenómeno de comunicación: los cinco intérpretes. Sin pretenderlo merodearán los campos de la, historia narrada, la oratoria, la plegaria y el canto en la búsqueda del grito primigenio. Se transformarán muchas veces ante nuestros ojos, tratando de construir los puentes de la comunicación con nosotros. Pero los intérpretes y nosotros los observadores sufrimos de un solo obstáculo para llevar a cabo este contacto: el idioma. Que nos queda? Tratar de observarnos a los ojos, leer con agudeza los movimientos, gestos y sonidos, y en un acto de tolerancia y persistencia tratar de comprender lo que el otro piensa y quiere decir.





e-planning ad