Sábado, 16 de Enero de 2016

De Patrick Suskind

El contrabajo nos cuenta la caída hacia la sole-dad y la locura de un contrabajista. Es un monólogo, que empieza por un elogio del instrumento, para luego dejar lugar a las frustraciones del músico pero tambien y sobre-todo a las del hombre. Humanizando al extremo el obje-to musical de su deseo.
Este mono-drama tiene como protagonista a un hombre comun, un contrabajista anónimo, una especie de « obrero especializado » de la orquesta clásica. Solo en su cuarto, con su instrumento, sus sueños quebrados, su desesperanza, su alcoholismo. Este « alguien » - como dice el autor - habla, esperando que sea la hora de ir a traba-jar. Se pierde en sus pensamientos, se descubre, se desnu-da, se derrumba, trata de levantarse.
Por su forma, por el exito que ha encontrado, en absolutamente todos los lugares donde se ha actuado, El Contrabajo es un ejemplo magnífico - como pocos - de teatro popular contemporaneo : un texto negro, doloroso, de humor agrio, y sin embargo accesible al publico en ge-neral. Pues es cuestión a la vez de lo intimo y de lo colecti-vo, de un ser humano en su grandeza y en lo pequeño,. Hay tragedia y lucha de clases que se exprimen en este texto. El personaje se rebela, lucha, busca la manera de existir a pesar de todo, de tener, el también, « su hora de gloria », aunque ese corto momento de existencia y de vi-sibilidad lo pueda llevar a su perdida definitiva





e-planning ad