Domingo, 23 de Octubre de 2016

De miriam lebenas, Martha Wolff

Sobre el escenario la madre judía y su hija, como cualquier madre universal cree dominar a su hija y se da cuenta que está equivocada. El leiv motiv de esta obra es la frase judía: “La sangre no se hace agua” donde la protagonista Barbie Borsht hace todo por diferenciarse de su madre y termina dándose cuenta que cada día se parece más a ella. Al igual que “las mamushkas”, las muñecas rusas una adentro de la otra, ella comprende que cada una es lo que fueron las mujeres de su historia familiar.





e-planning ad