Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Patricia Suárez

Con un apretado corpus de siete escenas y un manojito de monólogos que funcionan como guiño y como aire fresco para el espectador, el texto va poniendo en cuestión las certezas sobre las que levantamos nuestra casa. Ni el matrimonio se sostiene solamente sobre el amor, ni la soledad se completa con una pareja, ni la Virgen María es el ser impoluto que carece de apetitos (en esta obra, la Madonna del Carmelo parece una criatura cruzada de Roberto Cossa con Federico Fellini) ni el Hombre Lobo es la bestia hambrienta que desde Caperucita Roja en adelante nos vienen contando.
Es un texto dinámico y en apariencia ligero, pero que por debajo cuenta la historia de la dificultad del amor y el peso que la decepción (amorosa o religiosa, que al fin y al cabo es lo mismo) deja en los personajes.

Duración: 55 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad