Domingo, 24 de Enero de 2016

Los personajes de "Vacío de mi amor" tienen un tiempo único, el de la obra. No existen antes ni después, no pertenecen al mundo, ni a definiciones sociales; no tienen pasado, ni futuro.
Parecen arquetipos condensados que muestran unagran variedad de caracteres, conductas, acciones y reacciones que nos sorprenden por su simplicidad y frescura; para ellos todo resulta insólito, novedoso, desconocido; vienen de la región de la inocencia donde cada gesto, sentimiento o emoción son tomados como una totalidad y valorados por el sencillo hecho de existir, más allá de cualquier categorización del pensamiento.
Es el acceso a una actitud frente a los acontecimientos al suceder: exteriorizar como lenguaje las vibraciones corporales que produce, por ejemplo, el canto de un pájaro: es el júbilo, la vergüenza o el dolor que se justifican a sí mismos.
De este modo nuestra percepción crece; vemos que es inagotable la variedad de sucesos y fenómenos que puedenocurrir a veces en un simple movimiento; y que no hay patrones rígidos de comportamiento, ni momentos que puedan ser descartables por absurdos o intrascendentes. La vida está en cada detalle y cada detalle cobra vida, hablando a la vez de la totalidad del mundo y de los seres.
Igualmente el teatro debe tener su justificación en sí mismo. Más allá de sus mensajes o contenidos, es válido por el mero hecho de ser.
El lugar que habitan los personajes de "Vacío de mi amor" no puede ser definido con los parámetros conocidos, pero a la vez nos hace pensar en muchos lugares ya transitados: es un sitio donde a pesar de que nada se mueve, nada es estático. Por eso los personajes acceden a una libertad espacio-temporal que los hace relacionarse consigo mismos, con los demás y con su entorno de una manera mágica, virgen. Ellos aprovechan hasta el límite el instante de vida que luego desaparecerá, haciéndonos sentir la fragilidad de la existencia y la imposibilidad de retenerla.
Se podría decir que ellos conforman un mundo distinto, otra realidad en la que el juego de vivir es total; en donde se puede escuchar la explicación del universo en forma de gesto o presenciar un insignificante suspiro que sin embargo resulta mortal.
"Vacío de mi amor" deja en el espíritu del espectador el grato recuerdo de una sonrisa, que puede parecer poco, pero que para la época y nuestra sociedad se conviene en una gran dosis de dicha y esperanza.




e-planning ad