Jueves, 21 de Enero de 2016

De Gabriel Gavilá

IMPRO de las profundidades.

“Esperantes” es un club de confesiones, una improvisada taberna patológica o un imprevisible talk show tercermundista.
Lo inenarrable, lo que no se puede contar. Cuerpos oxidados por lo no dicho. Verbalizar para evitar la implosión. Un club de confesiones,club Nocturno. Ancestral y futurista. Sin diván. Una ONG al servicio de la expresión. Una terapia sin terapeuta ni moderador. Seres poblados de historias singulares encuentran su lugar. Cuando se dice lo impronunciable, el teatro aparece solo. Lo emotivo, lo singular, lo poético. Incluso, el humor que se desprende del dolor. Música de fondo que acompaña o molesta, que mas da…Partituras de cuerpos afectados. En tiempos de ansiedades , El Esperante insiste con ser humano.





e-planning ad