Miércoles, 20 de Enero de 2016

De Jorge Palant
En esta historia una señora y su criada se encuentran en la sala de espera de un consultorio médico. Entre ellas construyen las puntas de una relación sumamente delicada en el cual se juegan las relaciones de poder, los celos, las envidias, las diferencias de clase y de historias de vida. En esta espera tensa, cargada de reproches, de dependencias mutuas y en donde no se sabe exactamente quién es el manipulador y quién el manipulado, la espera será en sí misma la clave de este vínculo, el momento en el cual se intercambian comentarios, el momento en el cual aparentan estar más plenas recordándose, peleándose y poniéndose a juego. De esta manera transcurre su existencia y de la misma forma se le va. Esas visitas son, al fin y al cabo, su motivo de vida, sus recuerdos y sus sueños. En esta puesta de Tony Lestingi, la escenografía está reducida a pocos objetos, siendo el juego actoral, el principal soporte de la obra.




e-planning ad