Jueves, 06 de Octubre de 2016

De María Thompson

En las películas siempre había un fotograma oculto; por ejemplo, el de una gaseosa. Cuando uno salía del cine, sin saber por qué, sentía sed . Kaikaku es como ese fotograma, que se ve y no se ve. Es un espacio particularmente femenino, que se viste con muchos vestuarios que nos acercan a ese universo oculto. Son muchas voces de mujeres, diálogos entre las que tal vez fuimos, somos o seremos. Son situaciones vividas en la intimidad, saltos sin red hacia el universo emotivo, donde se cuentan las cosas que nos violentan y enajenan, donde se comparte, aún en soledad, el mundo de las mujeres.

El teatro, la música y el canto se juntan para abrir esos espacios, para contemplar desde lejos, como si fuera una pantalla de cine, ese fotograma que establece un pasaje oculto entre la realidad y la ficción.

Los invitamos pues, a ocupar las butacas.

Duración: 40 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad