Sábado, 22 de Octubre de 2016

De Karina Bordogna

La obra presenta a tres mujeres, un hombre, un espacio ajeno, impreciso. Ellos se ven, se repiten en voz alta, bailan, juegan, se lloran, se corren, se evaden, se golpean. Y a modo de cuatro monólogos fragmentados, descubren sus historias. Se enfrentan indefinidamente con el vacío y la soledad.

"No importa donde se encuentre uno, cuando nuestra imagen se proyecta deformada en los espejos, todos los puntos de partida parecen derrumbarse".






e-planning ad