Domingo, 16 de Octubre de 2016

La pieza teatral "El banco" (Die Judenbank) ganó un premio a la mejor obra en 1995 en el Festival Internacional de Baviera (Alemania) y es un gran suceso en ese país en la actualidad.

Dominique Schmeinta, el personaje central, es un inimputable, un "border", vive lo que le tocó vivir, frente a la limitación impuesta por otros a su libertad. El drama de tener que obedecer al sistema político que se estaba imponiendo y la reacción posible de sus personajes interiores, catalizándolos.

El planteo existencial de esta obra es la imposición de un sistema que conduce a varias lecturas: al conformismo ante la uniformidad de pensamiento; a la pasividad de una sociedad burguesa que prefiere su bienestar individual al general; a vivir en una sociedad despersonalizada que rechaza al diferente por influencia de la discriminación, buscando un enemigo afuera; la complicidad de la sociedad civil que se somete al poder por conformismo, por miedo, por interés, por influencia ideológica dogmática o por no pensar.
En síntesis: la idea fija de ese hombre es una metáfora sobre la libertad.

"La elección de la obra para su puesta tuvo como objetivo mostrar la vulnerabilidad y alertar sobre la tendencia a la repetición en cualquier lugar del mundo actual. Es un alegato a la conducta humana, ante la infiltración ideológica, donde los personajes son eso, simplemente humanos, casi como nosotros." Daniel Teveles.

  • El Banco, obra de teatroEl Banco, obra de teatro
Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad