Martes, 18 de Octubre de 2016

De Guillermo Salz

La historia cuenta el juicio que el Tribunal del Santo Oficio - La Inquisición -, tramita contra Menocchio, un simple molinero del Friuli, región del Véneto, Italia. Juicio que existió en la realidad y se remonta a la última década del Siglo XVI. Menocchio, es un personaje vulgar, un molinero que se aficiona por los libros baratos que circulan gracias al reciente invento de la imprenta. Sabe leer y escribir, y eso lo destaca del resto de sus iguales. Gana prestigio en tabernas y plazas pero sus librescas opiniones caen en oídos del Santo Oficio que lo procesa y dos veces, lo encuentra culpable de herejía, la segunda será la definitiva ya que el Molinero será sometido a un Auto de Fe, quemado en plaza pública.

A pesar de lo trágico del final, la pieza sigue un tono ágil y por momentos humorístico, en donde el espectador seguramente va a identificarse con ese simple charlatán que dice sus verdades sin medir consecuencias.

El juicio real contra el molinero se narra en investigaciones históricas, la más destacada es la del historiador italiano Carlo Guinzburg quien lo dio a conocer en búsqueda de hallar indicios sobre las culturas sub alternas en la Europa medieval. Las circunstancias históricas, a su vez están narradas por historiadores como Eric Hobsbawm y otros.

La intervención dramática que hacemos, da vida a personajes y circunstancias. Nos desprendemos del realismo de los hechos para crear personajes verosímiles, historias "no reales", argumentaciones con guiños hacia el presente. Lo dramático gira alrededor de las nociones dicotómicas de piedad y justicia.

Duración: 75 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad