Miércoles, 26 de Octubre de 2016

Tres hermanas y un juego macabro. El padre y el hijo que descansan bajo las tablas del piso. Una búsqueda, a través de lo místico, de la contemporaneidad: las Furias griegas, el sacrificio de Isaac y un lenguaje poético y pornográfico a la vez, intentando dar respuestas a determinados temas: la identidad, el nombre del padre, los crímenes silenciados.El padre ha muerto y el hermano también, están los dos enterrados en la habitación principal de la casa, la madre está ausente, descansa aparentemente en una habitación, y entre las tres arman un juego, similar a lo que sería el juego de la oca donde van avanzando y retrocediendo casilleros y este juego les dispara empezar a hablar acerca del hermano y el padre que están muertos.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad