Sábado, 30 de Enero de 2016

De Luis Gonzalez Bruno

El silencio y la represión impuestos a los medios periodísticos durante las distintas dictaduras que manejaron el país por casi cincuenta años fueron suplantados, tan sólo en apariencia, por la libertad de opinión que la democracia debería garantizar: plumas y micrófonos comprados, la desinformación sistemática, amenazas, holdings multimediales, golpizas de variada severidad y muerte son algunos de los episodios vividos en los últimos veinte años, especialmente en la ruinosa década de los ’90. La obra incluye, entre otros lenguajes, música, texto, coreografía e imágenes, y está inspirada en el asesinato del reportero gráfico José Luis Cabezas.

Este espectáculo formó parte del evento: Proyecto Historia(s)





e-planning ad