Sábado, 01 de Marzo de 2014

De Javier Daulte

¿Vale la pena arriesgarse a perder la contención que nos da la rutina? Compartir la soledad no significa que la tuya sea igual a la mía. Una noche. Dos mujeres... Dos esperas.

Esta obra, del autor argentino Javier Daulte, data del año 1985. Sin embargo se trata de un texto de gran vigencia, por tratar como eje central a la soledad, encarnada en la convivencia de dos mujeres de más de 35 años. Los hogares unipersonales, o formados por amigos, han dado una nueva forma de vida que no era tan habitual en otras décadas. La familia parece haber dejado de ser el objetivo humano a corto plazo, y aunque estudios estadísticos dan cuenta de que ese sigue siendo el objetivo humano por excelencia, las dificultades de comunicación y convivencia hacen que no se exprese como dato estadístico la familia convencional como hogar mayoritario.
La obra además trata sobre la rutina, el hastío, los vínculos afectivos, y obviamente la femineidad, expresada a través de las contradicciones y la desesperación frente a las mismas.

La historia transcurre en una noche de sábado, en la que dos mujeres convivientes, están preparándose para recibir a un hombre, al que contactaron a través de una revista en la que él publicó un aviso para conocer gente. La espera comienza con entusiasmo, que lentamente va dejando lugar a los nervios, el boicot, los conflictos entre ellas y la locura. La llegada tan esperada se produce cuando ya daban por terminada la cita. Y frente al hecho concreto del timbre, llega el caos. Una de ellas, encuentra alivio. La otra no. Y el desenlace inevitable, le da un valor dramático a la pieza de alta escala.

La puesta en escena incluye, además del texto original de Javier Daulte, algunos fragmentos improvisados, que dan pie a lo que va a suceder. La puesta contiene climas de diferentes tenores dados por la actuación y la iluminación.

Todavía Sí

El grupo se formó con la intención de poner en escena la obra Dos Mujeres de Javier Daulte durante el año 2004. Naturalmente, el desarrollo del trabajo de grupo fue dirigido a conseguir un buen producto, desde el punto de vista artístico. Para ello, la unión inicial tuvo como miembros a tres actores (Olga Giacobone, Fernanda Machado y Fernando Iglesias, quien además estuvo a cargo de la puesta en escena y la dirección de la obra) y un técnico en casi todas las disciplinas (Adriano).

Los puntos en común de los miembros del grupo trascienden la estética que se busca en esta pieza, o el mensaje que se trata de dar a través de la misma. La coincidencia fundamental es el compromiso y la seriedad frente al trabajo, y la necesidad de generar un espacio de pertenencia al cual aportar cada uno desde su lugar lo mejor de sí.

Las actrices, Olga Giacobone y Fernanda Machado, egresaron juntas en el año 1998 de la Escuela de Artes Teatrales, y desde entonces han participado de diversos proyectos relacionados con el teatro, como actrices, asistentes, e incluso participaron activamente de la formación de un espacio cultural que no prosperó dadas las dificultades económicas conocidas por todos que devastaron al país en los últimos años. Sin embargo, la experiencia adquirida en dicho proyecto fue muy importante y está al servicio del grupo y los proyectos artísticos del mismo a corto y largo plazo.

Fernando Iglesias por su parte, ha recorrido un largo camino, de más de 12 años en el teatro independiente. Se ha formado, ha protagonizado espectáculos, se ha desempeñado como docente y director en muchas oportunidades. Fue él, en este caso, quien ideó la puesta en escena de la pieza de Javier Daulte, y quien se desempeñó como director de la misma.

Adriano, escritor, además de prestar su ojo crítico en lo artístico, está a cargo de todas las tareas de operación técnica, diseño y producción de escenografía, y solucionador oficial de problemas de todo tipo a lo largo del proyecto. También participó de manera activa y casi imprescindible de la construcción de espacios culturales diversos, trayendo consigo una experiencia en las distintas áreas de producción que es vital a la hora de encaminar cualquier proyecto artístico.

El grupo tiene como objetivo continuar en la producción de espectáculos teatrales, y de seguir incorporando profesionales a ese fin.