Miércoles, 16 de Noviembre de 2016

De Ariel Monteleone

Dos personajes encerrados dentro de un bosque perdido en el tiempo y el espacio. Han caminado por mucho tiempo y todavía no pueden dilucidar la forma de salir de ese mundo ni tampoco logran comprender muy bien las leyes que lo gobiernan. Todo es y no es al mismo tiempo, están perdidos en un “no lugar” fuera del tiempo y espacio. “Le grand tour” es, quizás, en sí mismo un manifiesto apocalíptico sobre lo “virtual” en un aparente tono cómico e inocente, en donde uno de los personajes tiene una duda cartesiana sobre lo real, sobre el espacio donde se encuentran ergo comienza a sospechar.

Sobre la obra


Dos personajes atrapados en un bosque lucharan por el “poder” de imponer un sentido a la experiencia. La razón y el sentir, luz y oscuridad chocaran en este mundo despojado de sentido. Donde lo virtual es más real que la realidad, cada vez más alejada de nuestra experiencia sensible. El mundo de la obra se manifiestan de forma esquizofrénica, es decir, nada es lo que parece, todo puede estar y no estar, se puede ser y no ser, estar sin estar, donde nada es y todo se encuentra en potencia con una puesta que se resignifica pari passu avanza la obra hacia el vacio más concreto. Eso es Le grand tour, una obra absurda que juega con el lenguaje, los iconos, los signos y los símbolos.

Pienso luego existo reza la máxima cartesiana inaugurando la modernidad. ¿Cuál será el genio maligno de nuestro tiempo? ¿Lobo esta?


Este espectáculo cuenta con el apoyo de la Escuela de teatro Las Luces y la supervisión del director Jorge Gusman.

Duración: 40 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad