Viernes, 29 de Enero de 2016

De Gonzalo Facundo López

Llorar para aliviar. Una revelación a altas horas de la noche. La claridad se presenta en medio de la oscuridad, dejando un rastro de posible esperanza para la vida solitaria. El trashero se fue y lo dejó todo. Dejó aquello que permitirá hacerse la idea de lo que no se tiene para, entonces, dormir en paz, sabiendo que nada es más de lo que es.

Este espectáculo formó parte del espectáculo: Monoblock 14 edición 2014





e-planning ad