Domingo, 23 de Octubre de 2016

De Mariana Rostein

Un músico y una actriz cuentan la historia de una asociación entre una serie de objetos que habitan un baúl, algunos textos y un conjunto de canciones que son la fuente de una actuación que muestra la evolución del dolor y el intento permanente de mantenerse intacto. Un mensaje claro del deseo de ordenar el pensamiento y guardar en el alma lo que sirve para transformar así aquello que no vive en algo que late dentro de uno.
La idea surge de la necesidad de asociar la palabra dicha, la palabra cantada y los objetos en su más amplia posibilidad de resignificación. Como en una especie de espejo que produce a la vez una suerte de película, una mujer abre su mente y permite hacer explícitos sus pensamientos Una vida y una película se parecen bastante a la hora de no existir roles definitivos para nadie y manifiestan claramente que todo depende de algo incluso para su existencia. No existe el héroe sin el monstruo, ni el amor sin el desamor. Sólo depende del momento, del lugar y de la parte que uno decida contar.
En este espacio confluyen las canciones y los textos apoyándose unos en otros y permitiendo una asociación que resulta, para el espectador, bella pero fundamentalmente propia, convirtiendo este espacio en un punto de identificación que va a atravesarlo en alguno de todos los matices que forman parte del alma y sus rincones.

Duración: 40 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad