Lunes, 18 de Enero de 2016

Cuatro solos de danza: Alina Folini, Carla Di Grazia, Pablo Castronovo y Sebastião Soares.

"Bailar solo, pues. Mas para bailar soledades, en plural. Negarse a plegar el cuerpo ante la coerción de lo único y de la unidad. Hacer todo, en cambio, para plegarse-desplegarse sin cesar, para multiplicarse uno mismo". - Georges Didi-Huberman, El bailaor de soledades

Cuatro artistas de la ciudad de Buenos Aires: Alina Folini, Carla Di Grazia, Pablo Castronovo y Sebastião Soares, emprenden el proceso de bailar y dirigir sus Solos de danza contemporánea.

El azar de los encuentros los reúne y deciden compartir la experiencia de crear un montaje inédito, que permita acercar formas, ideas, ritmos, hasta entonces mantenidos a distancia. La hipótesis sobre la que trabajan se basa en el deseo de pensar juntos, y en todo caso, errar en equipo: proponen una experiencia de duración, donde ver en continuado los cuatro trabajos, situándose así a mitad de camino entre el acontecimiento escénico y la experiencia formativa. Descubren juntos más de una similitud en el juego de las diferencias: las condiciones en que producen, la situación socio-política que los enmarca, técnicas y tipos de cuerpo que movilizan, lecturas que los conmueven, casi tanto como sus relaciones virtuales en red. Y por cierto, más de una confusión en común acerca del origen, el sentido y la vigencia de la danza contemporánea que heredaron.

MANIFIESTO es un evento motivado por la fuerza de la época y la torpe imposibilidad de quedarse quieto. Es arriesgar una autonomía posible, donde poder escribirse como sujetos, mientras estar expuestos a la mirada del otro. Es darle a la danza, y al cuerpo que se piensa a sí mismo, la oportunidad de ser herramienta para el conocimiento en la pregunta por su propio lenguaje como medio para enlazarse con el espectador. ¿Qué fuerzas mueven al Solo que se piensa en comunidad?





e-planning ad