Martes, 19 de Enero de 2016

De Rodolfo Braceli

El autor se atreve a todo: trae a vivir hasta nuestro días a Federico García Lorca (el aparentemente matado). Lorca hace pie en estos años ayudado por dos mujeres necesariamente locas. Así es que se entera de cosas terribles y prodigiosas ocurridas tras su muerte.
En esta obra se toma por asalto la idea de la resurrección. Se vivifica,se hace tangible, porque, dice, no basta asesinar para matar. No siempre la muerte se sale con la suya. . Porque, agrega, la resurrección no es una metáfora: es un derecho y es un deber. Así afrontada, la resurrección es la forma más extrema de la utopía





e-planning ad