Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Ana Borré

El movimiento perpetuo, los límites del espacio y del esfuerzo físico, se pondrán en juego en este dispositivo de improvisación. Dejar que el cuerpo entre en acción y liberarlo para la creación. Un espacio
sostenido grupalmente para la construcción de una danza individual. A partir del trabajo de composición propio y particular investigará sobre los límites del cuerpo expuesto a un gran desgaste físico: ¿Cómo continúa la danza cuando el cuerpo llega al límite del cansancio? ¿Qué estrategias aparecen en esa situación? Y al mismo tiempo, ¿cómo no perder la atención de lo que sucede grupalmente y del espacio construido?
Con la construcción en vivo de la música, seis mujeres bailan, recrean un círculo perpetuo donde los límites del espacio son delineados por sus propios cuerpos. Un espacio sostenido grupalmente para la construcción de una danza individual en el que se parte de la premisa de que es posible adaptar la obra a cualquier espacio escénico que ofrece la ciudad.

Este espectáculo formó parte del espectáculo: Y siguen resignificándose + Imágenes de un solo grupal + Ouvir

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad