Miércoles, 19 de Octubre de 2016

En un pesaroso camarín de un cabaret en Moreno,
donde los sueños se han acomodado a la rutina del sopor, Lucho, un pibe de 50 años,
sacude con sus ambiciones artísticas a un grupo de espectadores de la vida.
Y poco a poco, Heidi con su alma cicatrizada de dolor,
Mouzy con su inercia emocional, Helga con sus quimeras fresquitas,
Pepe con su recuerdo luctuoso como un tango y Etel con su maciza realidad que le ciñe los sentimientos,
irán entreverándose en ese canto de sirena que suspira con candorosa alegría Lucho,
intentando tener la oportunidad de ¨dar de nuevo¨ en la vida.
Adiós a Berlín se nos presenta de ese modo entre risas, sombras, bailes y canciones
como una modesta anécdota que solo intenta contarnos que los sueños existen,
a pesar de nosotros mismos.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad