Martes, 18 de Octubre de 2016

De Gonzalo Demaria
En una pescadería casher del barrio de Villa Crepo una merluza habló en hebreo. Lo que dijo el pescado y el prodigio en sí es menos maravilloso que el encuentro de tres seres rotos, sin nada en común salvo sus soledades.




e-planning ad