Miércoles, 27 de Enero de 2016

Érase una vez, hace mucho tiempo, una niñita cuya madre adoraba y su abuela quería aún más. Esta buena mujer tejió para su hija una caperuza roja como las que usaban las damas elegantes para cabalgar. Tan bien le quedaba, que pronto la llamaron Caperucita Roja.
“Tienes que ir a casa de la abuelita, la pobre está enferma....”
Esta historia conocida por todos, transmitida a lo largo del tiempo y en esta ocasión jugada con la libertad necesaria para que cada uno invente su propia historia

Recomendación: a partir de 3 años





e-planning ad