Domingo, 06 de Noviembre de 2016

De Luis Agustoni

Hace muchos años, contemplando con incesante admiración los cortos de Charlie Chaplin, imaginé un espectáculo teatral ambientado en la Argentina, con un protagonista quereuniese las características fundamentales de ese vagabundo inolvidable: su ingenio para sobrevivir, su exposición a la miseria, sus malas relaciones con la autoridad, su cultivo de los buenos modales, y esa ternura, generosidad, humana simpatía y predisposición sentimental que siempre lo conducían, de grado o por fuerza, a las actitudes idealistas.En mi imaginación, el personaje tendría que desplegar valentía y audacia en una lucha incesante al mismo tiempo dramática y cómica, y debía encontrar su voz, y las palabras que lo expresaban. Los diarios argentinos de la última decada, a menudo tragicómicos, me dieron la historia que, fuera de su contexto específico y sin aludir a los hechos puntuales que la inspiraron, sostiene este espectáculo.





e-planning ad