Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Carlos Pais, Américo Alfredo Torchelli
"El hombrecito" es el encuentro entre dos hombres que aún tienen mucho por qué cantarle a la vida. "El hombrecito", según Raúl Rizzo: Básicamente, "El hombrecito" es una obra optimista, pero no ese optimismo tono y sin sentido, ese optimismo casi por decreto, no, esta alternativa y esperanzada deviene a partir de darse la posibilidad por una vez en la vida de ser uno mismo con todo lo que esto puede acarrear de satisfactorio, pero también de riesgoso. En esta segunda versión, en la que me toca participar, no solo lo hago como actor, sino que también asumo el compromiso de la dirección. Han transcurrido casi nueve años del estreno en el Teatro Cervantes y, a pesar de que la obra tuvo una brillante acogida de público y crítica, y también premios como el María Guerrero o el ACE, hoy me permito darle otra mirada a un material que lo posibilita y que el paso del tiempo no lo ha perimido, sino todo lo contrario, lo ha potenciado en sus valores básicos, porque se han potenciado en nuestra sociedad el desencanto y el escepticismo, por razones que sería obvio enumerar. "El hombrecito" es una obra donde el juego actoral es lo esencial de la puesta, por lo menos así lo entiendo yo. Y es aquí donde puedo aportar mi experiencia como actor y volcarla para tratar de potenciar la ternura, el humor, y el candor y la ingenuidad de esos dos seres tan distintos y tan iguales que componen la obra de Pais y Tornichelli."




e-planning ad