Lunes, 25 de Enero de 2016

De Paola Belfiore, Adrián Canale

En un espacio indefinido (tal vez un gimnasio, tal vez una sala de
entrenamiento) un grupo de gente que pretende ser un equipo expone

su eterno devenir en la derrota. Y a pesar de eso, siguen entrenandosé y jugando. Por que sí, por que hay que seguir. Por que les encanta jugar, estar en otra dimensión, estar en blanco pero en movimiento, preparados para jugar con el miedo.

"..Fe de que puede suceder otra cosa. De que hay algo de la inteligencia iluminada de lo humano en el juego, que lo trasciende y lo coloca en otra esfera, juguetona, burlona, sin ninguna presunción de trascendencia religiosa ni heroica..."






e-planning ad