Lunes, 18 de Enero de 2016

Una pieza de danza contemporánea que muestra el lado más orgánico y animal del ser humano.

Una puesta en escena íntima donde se entrevén los hábitos a los que sujetamos nuestra mente y cuerpo, hábitos que se convierten en costumbres involuntarias que condicionan nuestra manera de ver el mundo.

Los zuecos van hacia sus buenos hábitos, se fundamenta en el trabajo de investigación del movimiento y en el cuerpo como motor de la acción y argumento coreográfico.





e-planning ad