Martes, 09 de Febrero de 2016

Drama clownesco.

<<Pequeña gran obra clownesca. Me explico: digo "pequeña" por el clima íntimo y directo entre butaca y actriz; digo "gran" porque es una delicatessen del arte marplatense. Exquisita y única, como su protagonista.

Una mujer- clown al borde de sí misma. Exultante de preguntas sin respuesta, de rebeliones internas, de arremolinamientos existenciales, de un talento inconfundible para hacer lo que todo clown que se precie de tal debe hacer: desnudar su alma en escena.

Maravilloso testimonio de vida y arte. Viaje certero al fondo de uno mismo a través de ella, una actriz que no encuentra qué representar, que se niega a representar, que a pesar de sí misma no puede dejar de representar. La ternura y la locura existencial confunden sus aguas y uno no puede evitar naufragar con ella, y con su fiel compañero Pampa, por supuesto. No pueden dejar de ver esta obra, no es un consejo, es un pedido. (La Butaca Viajera).>>





e-planning ad