Martes, 18 de Octubre de 2016

De Martín Seijo

La campaña electoral del '83 estuvo atravesada por símbolos que remitían a lo religioso. De un lado, Raúl Alfonsín invitaba a los argentinos a rezar el preámbulo de la Constitución. Del otro, Herminio Iglesias quemaba un ataúd radical. La Democracia era sobre todo una cuestión de fe en algo que no se sabía si iba a perdurar en el tiempo.

30 años después, ¿es un milagro que Argentina siga en Democracia? ¿Qué creemos que es vivir bajo ese sistema político? ¿Significa lo mismo para todos? ¿A cuántos incluye? ¿A cuántos excluye? ¿Somos una sociedad democrática?

En su tercer estreno del año, la Compañía de Funciones Patrióticas recrea voces y ecos de aquel año fundacional de nuestra historia.

Este trabajo cuenta con un vestuario diseñado por la artista Nora Iniesta.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad