Viernes, 15 de Enero de 2016

De Pablo Albarello

La obra nos muestra a Martirio y Consuelo, en sus sádicas relaciones y macabros juegos, como metáfora de un decrépito y absurdo mundo. Todo en la obra denota locura: desde los diálogos, hasta los objetos y acciones de los personajes.La historia describe una realidad donde la atmósfera se vuelve tragicómica y el devenir se desarrolla lentamente atravesado por indicios de macabros juegos entre la vida y la muerte y mediado por una cuota de humor negro.

Este espectáculo formó parte del evento: Fiesta Provincial de Teatro Tucumán 2013





e-planning ad