Jueves, 01 de Diciembre de 2016

La rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos.Alejandra Pizarnik.
Un cuadrilátero, un laboratorio, un borde. Moverse en las fronteras entre la materialidad y la fugacidad. Una mujer se sitúa y despliega sus acciones en una suerte de realidad concéntrica, como en las cajas chinas. Los objetos incorporándose como destellos de memoria, aparecen como testigos y testimonios de lo que ella trae y despliega en esa realidad que nos hace sentir.
En la repetición, inevitablemente, la operatoria se resignifica y crea sentido por acumulación.
En MUR todo se muestra y sucede en un continuo devenir en el que lo único permanente es el cambio.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad