Jueves, 14 de Enero de 2016

De William Prociuk

“Dos hermanas gemelas, idénticas, dos versiones de la misma persona. La mirada perpetuada en la otra. Miranda y Raquel quieren lo mismo, sólo porque la otra lo tiene. Un mismo latido, el deseo incrustado en el espejo. El amor como excusa para correr el límite, para cambiar el camino, para unir las vías y estrellarse, para dar a luz, para vivir la muerte desde la vereda de enfrente y para no ver la realidad hasta creer en la ilusión”.





e-planning ad