Martes, 29 de Noviembre de 2016

De Rafael Spregelburd

Un profesor universitario napolitano, experto en lenguas extintas de la antigüedad, se niega a ser tutor de tesis de quien fuera alguna vez su mejor alumna. Ella insiste en enviarle su proyecto en mails sucesivos. A la espera indiferente de tales mails, por aburrimiento, por culpa o por demostrarse a sí mismo su coraje, nuestro antihéroe responde a un spam de una chica malaya en apuros y se ve envuelto en una trama complicadísima, que involucra dinero virtual, un falso film suizo bajo el agua, una lengua extinta de los heroicos eblaítas antes de Google y de Babel y un tío asesino en Kuala Lumpur, todo esto muy mal explicado a fuerza de Google Translator, que no es sino un algoritmo que hace de las palabras un foso irreconocible de huesos corroídos por dos rapaces décadas infames. Así huye con lo puesto a la isla de Malta, allí donde acaba Europa, tan cerca y tan lejos de todo, como el propio Caravaggio, quien se asilara también en La Valletta escapando de un crimen cometido solamente para acabar por cometer otro peor. Pero en la isla lo espera no solo su pasado sino también su destino: sufre un ridículo accidente y pierde la memoria. El argumento es presentado en absoluto desorden, tal como ocurre en la conciencia caótica del personaje. Se trata de 31 escenas breves cuyo orden y cantidad son sorteados antes de cada función. Si perderse en el mundo real puede ser una tragedia individual, perderse en el mundo virtual es en cambio un drama social. La producción de basura es la mayor industria del capitalismo en su agonía. Y el mundo que late en la virtualidad bien podría ser el sueño de un fantasma muerto hace tiempo. Muerto quizás para que podamos vivir –mal y provisoriamente– en su lugar. En estreno castellano y con formato de ópera hablada, la música en vivo de Zypce y sus estrafalarias invenciones sonoras y escénicas proveen el paisaje donde este relato vagamente apocalíptico se desarrolle con humor y sin solemnidades.

Este espectáculo formó parte del evento: IX Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA)

Duración: 120 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos, Musical, Artes Escénicas




e-planning ad