Jueves, 29 de Septiembre de 2016

De Fernando Rubio

Obra móvil alrededor del mundo. Interviniendo diversos espacios de las ciudades con una serie de camas. En cada una de ellas se encuentran una actriz y un espectador. Y en esa intimidad extrema sucederá la obra durante diez minutos. La intervención se realiza con actrices del lugar. La cantidad de repeticiones dependerá de las condiciones ambientales y las posibilidades estudiadas previamente para el mejor desarrollo de la acción. En el silencio de un bosque, en una playa o en el centro de una ciudad, en un espacio cerrado o en el medio de los transeúntes, en espacios neutros o condicionados por su historicidad, la obra buscará estos límites para su potencial reflexión sobre la experiencia en todas sus posibilidades: estéticas, conceptuales, urbanas y vinculares. La obra es un acontecimiento, es la posibilidad de irradiar un instante imborrable hacia alguien desconocido. Una cama. Una actriz. Un espectador. Todo lo que está a mi lado.

Todo lo que está a mi lado, es una obra-instalación del director, dramaturgo, actor y artista visual Fernando Rubio, a estrenarse el 1 de octubre en Montevideo, Uruguay, con actrices uruguayas. Así como se realizó en otros países: en Santa Clara, Cuba (en el marco del festival Mayo Teatral) en 2012, en Chile en febrero de 2013 (en el marco del Festival Cielos Infinitos), en Holanda en agosto de 2013, va por su cuarto estreno mundial mientras se preparan las presentaciones con elencos de España para noviembre de este año.

La obra-instalación continúa en la serie de proyectos en la búsqueda de la intimidad que desarrolla el artista argentino. Esta es una de sus últimas obras y propone el encuentro de una actriz y un espectador en una cama. Se trata de una obra móvil alrededor del mundo, con una duración de diez minutos con repeticiones. El lugar donde sucede es una cama de dos plazas con sábanas blancas. Una actriz y un espectador. Puede haber muchas camas en la misma ciudad. Puede haber un silencio total en medio de un bosque o una playa o un acantilado o puede estar instalada en el centro de la ciudad, con gente alrededor hablando a todo volumen. Deberán buscarse estos límites para poder reflexionar sobre la experiencia en todas sus posibilidades. La actriz deberá vivenciar la obra con toda intensidad, la obra es un acontecimiento. Es la posibilidad de irradiar un instante imborrable hacia alguien desconocido. El texto abarca un recorrido sobre distintos momentos de la vida. Una geografía total e incompleta susurrada hacia otro, como si ese otro fuera yo, explica Rubio.

La obra instalación se montó en Cuba en una plaza, en Chile en una playa, en un mirador y en una ex cárcel y en Holanda, el espacio elegido fue un lago. Las camas flotantes recibían a los espectadores que llegaban hasta ellas en botes.

Clasificaciones: Artes Escénicas, Performance, Adultos




e-planning ad