Domingo, 17 de Enero de 2016

De Mateo De Urquiza

Ofelia muere nuevamente. Para terminar con el juicio de Dios. Ofelia no tiene lugar en el cielo, porque es enemiga del cielo. No hay esencia. Todo es carne, y de la carne de mujer deviene el fin, la determinación, la peripecia. Todo lo que Ofelia sabrá hacer es morir, y por eso, su muerte importa poco. El corazón de esta mujer-no mujer, enfrentada al mundo, no es su muerte, sino la determinación de su agonía. Ofelia o las sirenas es una muerte constante, una canción destinada a la elección.

Duración: 50 minutos




e-planning ad