Viernes, 22 de Enero de 2016

De Daniel Santos
Todo es aparentemente normal en la casa de Bety y Ricardo, hasta que una noche tocan a la puerta, es la vecina. La presencia de esta chica, muy seductora con ambos, es una alegría para Bety, pero para Ricardo, una hermosa presa para integrar su colección. Estando las dos solas, ésta vecina maravilla a Bety contándole las sensaciones que le provoca escucharlos en los amorosos juegos nocturnos. Con este relato, sumamente atractivo, es Bety la que ahora quiere escuchar y tener esas desconocidas y placenteras experiencias, y es Ricardo, sorprendido pero atraído por Mara, el elegido para triangular es esta intimidad. En un clima ideal, la fiesta está por comenzar, pero inesperadamente, no todos van a festejar.

Este espectáculo formó parte del evento: Primer Festival de Teatro Independiente Fray Mocho





e-planning ad