Lunes, 18 de Enero de 2016

La expresión latina Animula vagula blandula encabeza un poema del emperador Adriano y significa pequeña alma errante y ese es el nombre con el que se ha querido bautizar este montaje que parte de una inquietud grupal sobre las situaciones sociales que han atravesado la historia colombiana reciente respecto al desplazamiento forzoso, las desapariciones y ejecuciones extrajudiciales, así como las masacres que terminan con un enterramiento en fosas comunes.

Animula Vagula Blandula no es un montaje que parte de un texto dramatúrgico, es un tejido de fragmentos, de memorias, de imágenes poéticas creado colectivamente por el grupo del Teatro Varasanta.

“Animula vagula blandula es nuestra manera de resistirnos a la desmemoria. No nos propusimos abordar la violencia como materia creativa, podría decirse que fue ella quien nos abordó, quien irrumpió en nuestro teatro en busca de una poética que la liberara, aunque fuera brevemente, de esa invisibilidad de la que ha sido revestida. Sin duda tratamos de rehuirla, de no afrontarla pero ante nosotros: décadas de violencia política, de genocidios, desapariciones, masacres, impunidad, magnicidios, desplazamiento masivo de la población civil, turbios contratos pactados a la sombra de una simulada democracia y la patria convertida en un campo santo, no puede pasar desapercibida” afirma el grupo.

Las acciones, las evocaciones, los impulsos, pretenden develar esas huellas del pasado que se deslizan secretamente en el presente, la frágil alma que se encuentra a la deriva.





e-planning ad