Jueves, 11 de Febrero de 2016

De Victoria Pin

La obra comienza invitando al movimiento, atraviesa la comparación simple de las diferencias, tergiversa lo similar y lo distinto, se ríe de si misma, baila, y termina confiando, en la tan desprestigiada, necesidad del otro. Nuestro motivo principal fue compartir una forma de pensar y sentir el cuerpo, los límites y la danza, gozando de la belleza de lo imperfecto, para mostrarnos en nuestros zapatos, e invitarles a dar un paseo en ellos.

Este espectáculo formó parte del espectáculo: En mis zapatos + Rueda de tangos





e-planning ad