Jueves, 20 de Octubre de 2016

De August Strindberg

Cuenta una antigua leyenda que el pelícano es capaz de rajarse el pecho para alimentar a sus crías con su propia sangre. Strindberg utiliza este mito para dar título a su texto dramático e ironizar sobre uno de los personajes de esta tragedia doméstica: una madre desnaturalizada que, además de disminuir a sus hijos, los tiene desnutridos y completamente engañados. Bezerra, ha modificado algunas escenas y personajes, para acercar el texto a nuestro presente.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad