Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Verónica Martínez

Este trabajo se sumerge en el tema del miedo a nuestra propia fragilidad. A las vallas que en vez de protegernos nos dejan solos y a la importancia de vivir el presente y compartirlo.
La puesta está basada en recursos que refuerzan lo efímeros del personaje: arena y juegos de playa que conforman dibujos que se construyen y se borran continuamente. Reforzando las imágenes con videos realizados especialmente para la obra, y el trabajo con luz negra. Que incluye la aparición de personajes de la naturaleza en este mundo mágico que hacen al proceso de aprendizaje del personaje.
La obra está dividida en dos planos: el mundo de los niños y el mundo del monigote,
Con música compuesta para la misma, intenta ser en un todo una obra poética, dirigida a los más pequeños con textos simples y capaces de conmover a los más grandes.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad