Viernes, 15 de Enero de 2016

De Abelardo Castillo

Núñez es desde hace quince años empleado administrativo de un depósito pirotécnico. Como todos sus compañeros realiza mecánicamente las exigencias de su trabajo durante ocho horas diarias todos los días de la semana padeciendo las consecuencias físicas y espirituales que este tipo de labor genera en cada ser humano. “Hasta que un lunes sin aviso previo, Núñez llegó a la pirotecnia con un baúl grandioso, descomunal, pasó por la portería a las diez y media, no marcó tarjeta, no subió al guardarropa” y entró a su oficina del modo en que nunca antes nadie se había atrevido a hacer. Por que ese lunes Núñez tenía pensado cambiar no solo su vida sino la de la humanidad entera, demostrando que para el sí el fin justifica los medios.

Duración: 55 minutos




e-planning ad