Jueves, 20 de Octubre de 2016

Una mujer sueña sin saber que está soñando. Se encuentra con distintos personajes de su sueño que la llevan a recorrer vívidamente sus fantasías desconocidas, placenteras, deseadas, y más temidas: que se le caigan todos los dientes, que una mañana le cambie el sexo, que un montón de mariposas blancas se le posen encima, que alguien se mate enfrente de ella, que un viento le vuele los pensamientos...

El espacio escénico del sueño está delimitado por la luz; la transformación y pasaje de un sueño a otro se produce en la penumbra, es allí donde se incuba el sueño siguiente. La estructura de la obra tiene la calidad de nuestros sueños: una historia continua, donde los personajes se desenvuelven naturalmente en saltos de tiempo y espacio.

DICE CRISTINA MARTÍ, LA DIRECTORA SPBRE LA ELABORACION DE LA OBRA:

Soñata es una obra creada en base a material rescatado de los sueños de los integrantes de su elenco. Desde el comienzo del proceso cada uno registró lo que recordaba de esos sueños: textos, ambientes, climas, imágenes, secuencias de imágenes. La idea era construir, a partir de la unión de ese material, el guión final. Los sueños comenzaron a ensayarse, en principio, como unidades separadas. Cuando hubo suficiente material, se realizó una selección y un orden provisorio y se buscó la conexión entre ellos para generar a partir de allí la estructura dramática final. Cuando el proceso estuvo más avanzado, cada uno comenzó a soñar con los restantes integrantes del proyecto. A partir de la convivencia con los otros, cada uno empezó a hacerse presente en los sueños de los demás, ya fuera en un sueño que evocaba el ámbito teatral o en uno que estuviera absolutamente desconectado de él. Estos sueños empezaron a tener prioridad dentro de lo que sería el montaje final.

Las secuencias, climas y textos de cada sueño fueron absolutamente respetados para mostrar en la escena de vigilia la escena del sueño; y sólo después de haber asimilado la calidad de los sueños, se empezó a hacer más hincapié en el trabajo clownesco.

Los sueños no fueron elegidos por azar, sino por temáticas humanas. Por ejemplo, sueños que tienen que ver con la inseguridad, los celos, la competencia, los miedos, el sexo, el placer, la paz, la música, la ternura, la ira, etc. A medida que avanzábamos con nuestra investigación en la gestación de la obra, empezamos a darnos cuenta que los temas de nuestros sueños se entrelazaban, de manera involuntaria e inconsciente, como unidos por un hilo invisible. Cada sueño era una pieza de la obra que empezaba a armarse muy lentamente como un rompecabezas. Sólo cuando todas sus piezas estuvieran encastradas, nos encontraríamos con la imagen final.”

QUÉ ES LA TECNICA DE CLOWN Y POR QUE SE ELEGIÓ ESTE MATERIAL

El clown le da permiso a salir o expresarse al inconsciente y el inconsciente le da permiso a salir o expresarse al clown.

Los sueños son la forma simbólica que tienen nuestro inconsciente y nuestro mundo interno de manifestarse y expresarse, ellos nos ponen en contacto con este mundo, generalmente desconocido por nosotros mismos. El clown es la exposición de una pequeña porción de ese mundo interno.

En el clown -como en los sueños- funcionamos y actuamos sin la barrera de los prejuicios, de una manera que puede parecer ilógica. De ahí que tantas veces el actor clown se sorprenda de sus propias actitudes y acciones. Los sueños nos revelan, mientras dormimos, quiénes realmente somos; el clown, mientras estamos despiertos, quiénes somos capaces de ser. Uno no decide lo que sueña, tampoco decide cómo es su clown. Ambos son. Y, aunque uno se resista, ambos se harán presentes inevitablemente.





e-planning ad