Lunes, 01 de Febrero de 2016

En esta ocasión, Johan Velandia nos propone un melodrama oscurantista en Barman y Robinson, una micropieza de confusiones, coincidencias y curiosidades irresueltas. Donde los actores Daniel Díaz y Carlos Carvalo se encuentran en una pequeña habitación privada de cualquier entrada de luz exterior: un lugar de encuentro erótico y sexual, para dar y recibir placer anónimo y casual. La oscuridad, el temor, el deseo y la adrenalina se mezclan en esta exploración sexual y sensorial donde los ojos son las manos, el oído, la lengua y la imaginación.





e-planning ad